21/01/2019 Paula López

2019, el año de la comida inteligente

De los creadores del Slow Food y los superalimentos llega Smart Food, el año arranca con una nueva tendencia alimenticia que promueve el pensamiento inteligente y la conciencia sobre los productos que comemos y sobre su medio de crecimiento sin dejar de lado la moda y el toque cool.

Según informan las encuestas, en 2018 los productos nuevos que han entrado a formar parte de nuestras cestas de la compra pasan por los zumos detox, panes con semillas y proteínas, pastas a base de legumbres, galletas y snacks con fibras especiales, leches de frutos secos, aguas purificadas y hasta refrescos “naturales”. Las cestas de la compra de la mayoría de españoles, marcadas por los nuevos modelos de vida y aquello llamado “biorritmos”, están haciendo una transición hacia la conciencia corporal y social y hacia una cierta estetización de los productos que consumimos.

La clave para entender los retos gastronómicos de los próximos años pasa por entender la fuerza que está cogiendo el movimiento green y ecofriendly, y la importancia de más que comer, alimentar el espíritu. Por ello la cocina creativa y de vanguardia marcará la tendencia gastronómica de las décadas venideras tratando de ser eficientes, aportando calidad y sobre todo, mucho ingenio.

Según afirma la Academia Española de Nutrición y Dietética y el Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas los nuevos productos que se lanzarán al mercado tendrán diversos objetivos como por ejemplo el favorecer las digestiones, ser más responsables con el medio ambiente y los modos de producción, y que los productos sean eficientes en cuanto a valores nutricionales se refiere.

Estarán en tendencias culinarias la agricultura acelular encargada de la introducción de bacterias y levaduras para producir leche sin vacas, la producción de harinas alternativas a base de legumbres o frutos secos como por ejemplo la harina de nuez o castaña o la pasta de garbanzos o lentejas que disminuyen considerablemente la sobreexplotación del trigo e introduce alternativas sostenibles que mantienen los aportes nutricionales, o los productos de acuicultura que fomentarán una optimización del consumo de pescados y mariscos y que supondrá una reducción importante de emisiones de CO2 frente a la ganadería intensiva.

Además los analistas apuntan a que tenderemos más a elegir los productos locales y responsables antes que los 100% ecológicos ya que, por ejemplo, traer fruta desde un barco de Sudáfrica por muy bio que sea, es una carga pesada en emisiones de CO2 que nos podemos ahorrar.

Los chefs de Ñam Ñam Box van un paso por delante ya que han analizado las tendencias y demandas del mercado para ofrecer un producto que preserve la calidad ante todo, pero que haga ameno y divertido el consumo de pescados y mariscos de una forma fácil y sencilla teniendo conciencia sobre el medioambiente y el equilibrio nutricional necesario para una dieta sana y con mucho sabor. Sin duda, si quieres sumarte al movimiento Smart Food, prueba Ñam Ñam Box, porque la inteligencia pasa por la calidad, y nuestros platos elaborados de quinta gama no defraudarán a un sector exigente y, sobre todo, con mucho criterio.

, , , ,