26/03/2019 Laura Lahuerta

La historia de un pescado único

Imagina que estás en un barco, intentando pescar algo para la cena, y por accidente resulta que lo que acabas pescando es un animal que se creía extinguido desde hace 80 millones de años.

Eso es más o menos lo que les pasó a los pescadores del barco Nerine en la costa sudafricana del Índico, el 22 de diciembre de 1938, cuando de entre sus redes sacaron una criatura muy extraña. Era vagamente parecida a un mero, con unas curiosas aletas lobuladas, y llegó a sobrevivir unas cuatro horas en la cubierta del barco hasta que por fin murió.

 

Incapaces de identificar su pesca del día, los pescadores llamaron a la conservadora del museo local, Marjorie Courtenay-Latimer, para que le ayudase. Tras una minuciosa disección y dibujar varios esquemas, la conservadora del museo envió lo que había descubierto a su viejo amigo James L. Brierly Smith, ictiólogo, que por fin logró reconocer al extraño pez.

 

¡Era un celacanto! Hasta el momento, todos los expertos creían que los celacantos se habían extinguido antes que los dinosaurios, por lo que el descubrimiento era singular. Además, el celacanto es uno de los peces más cercanos a las primeras criaturas terrestres, es decir, los primeros peces que salieron del mar. Su importancia evolutiva es increíble.

 

Sin embargo, no fue hasta 1952 cuando se encontró un segundo ejemplar; imaginad lo mal que lo tuvieron que pasar Courtenay-Latimer y Brierly, pensando que habían diseccionado al último ejemplar de celacanto del mundo durante 14 años.

 

Hoy en día se sabe que hay celacantos viviendo en toda la costa índica africana, así como en Indonesia, aunque la pesca furtiva de los mismos y el mercado negro que ha aflorado los ha puesto en peligro de nuevo.

En Ñam Ñam Box apoyamos la pesca sostenible, así que aunque llame la atención, nunca vas a ver un plato de celacanto entre nuestra selección. Pero puedes probar nuestra caldereta de dorada con trigueros y alcachogas, que seguro que te sorprende.